Marca Camino

La única marca que se resucita cada cuatro años

Cuando hablamos de la palabra camino, nos viene a la cabeza el refrán popular de que “todos los caminos llevan a Roma”. Pero si hacemos un test rápido y preguntamos, sobretodo en el norte de la Península Ibérica, con que asocian la palabra Camino, se asocia al Camino de Santiago. El Camino que caminando desde Roncesvalles hasta la capital de Galicia, hacían y hacen cada año miles de peregrinos de todo el mundo, de todas las religiones y de todas las edades.

Hay los años Xacobeo; es decir, año en el que la festividad de San Jaime patrón y apóstol  ha coincidido en domingo. Esto ocurre cada 4 años y cuando pasa es un reclamo publicitario espectacular para recuperar esta marca que cada 4 años debemos desempolvar, revisar y comunicar para atraer a posibles turistas de todas partes. El Camino tiene 8 versiones distintas y la más conocida y explotada es el Camino Francés, pero las otras están vírgenes. Están esperando ser descubiertas para descongestionar al Camino principal y empezar a dotar de “usuarios “, de caminantes, o mejor dicho; de peregrinos, a los otros caminos.

Hay dos aspectos que me parecen interesantes de observar dentro de la marca y del producto “Camino de Santiago”. Tenemos delante un producto / marca que es experiencial al 100%. Sin caminar no puedes hacer el Camino, y además el caminar te hace vivir la experiencia en primera persona y sentirla con los 5 sentidos. Ya lo decía Machado; caminante no hay Camino se hace Camino al andar, y en este caso es doblemente verdad. Aquí el hacer camino es caminarlo y experimentarlo; consumirlo en términos de marketing. Pero además es un viaje, metáfora de la vida, que combinada con los valores espirituales que cada “peregrino” le da, es una experiencia completa de marketing experiencial. Es un producto que puedes degustar desde diferentes ópticas. Desde el religioso, al gastronómico, pasando por el elitista que lo recorre en coche y durmiendo en paradores, o el “excursionista”  (treker) que lo hace como una ruta GR. Cada uno de los “peregrinos”,  de los consumidores de este producto, tendrá una vivencia, un feed-back distinto pero para TOD@S la palabra Camino estará asociado a experimentar con los sentidos. Y para las que lo hemos caminado estará asociado a solidaridad y auto superación; los valores de la marca Camino de Santiago.

El otro aspecto singular de esta marca es que se revive. Resucita cada 4 años, ya que el Camino como producto/marca/experiencia vive “siempre”, pero se publicita se “vende” cada 4 años, que es cuando coincide con el 25 de Julio en domingo. Y este fenómeno no pasa en otras marcas. Es una mezcla de marca espiritual ya que tiene una connotación religiosa muy fuerte pero también potencia los valores del turismo cultural, espiritual y de montaña. Es un producto que podría reunir a personas con vidas, gustos y valores opuestos pero que la experiencia “Camino” les ha  llegado.

Para concluir y como “consumidora” del producto dejo abierto al debate de ustedes lectores y lectoras expertos en Marketing y Publicidad la consideración de abrir, comercialmente hablando, los otros “Caminos” al mundo. Esto daría mas proyección turística a las distintas rutas jacobeas y generaría mas ingresos alrededor de cada año Santo. Y seria un mejor ROI para los patrocinadores. Aunque no sé si las palabras santo, comercializar y consumir son pecado a estas alturas del viaje.  Buen Camino!

Gemma Cernuda-Canelles. BRANDING – Ellas deciden

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Información sobre protección de datos

  • Responsable: Proveïdor d’Experiències Peix&Company S.L
  • Fin del tratamiento: Controlar el spam, gestión de comentarios
  • Legitimación: Tu consentimiento
  • Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  • Plazo de conservación de los datos: Hasta que no solicites su supresión.
  • Derechos: Acceso, rectificación, portabilidad, olvido.