Marca Spam

Cuando entras en terreno hostil sin permiso

No hay día que no tengamos un montón de Spam en nuestra bandeja de entrada de los mensajes de e-mail. La mayoría de nosotros no le damos ni el beneficio de la duda… zas y lo eliminamos, además con un cierto “gusto”. Y que es Spam? La verdad es que coloquialmente hablando, seria como Publicidad no deseada. Suena un poco a “contraceptivo”, pero es eso. Un mensaje que no queremos, que no hemos pedido y que sin autorizarlo se planta en nuestras narices.

La palabra Spam se remonta a los años 30 en Estados Unidos. Una empresa charcutera llamada “Harmel Foods” decidió enlatar una carne  que se hizo muy popular y que sirvió para alimentar a los soldados soviéticos y británicos durante la II Guerra Mundial. El producto en cuestión era el Spice Ham; que se abrevió en SPAM. Esta abreviación llegó a ser tan popular que se convirtió en expresión popular que acabó simbolizando lo masivo, lo que no deseas, lo que va a todo el mundo, lo que no discrimina. Incluso los Monty Python en sus películas utilizaban esta expresión como metáfora de “carne o comida no deseada”…

Si seguimos preguntando e investigando acerca del concepto y de cómo se define, hasta donde se acota, se explica, llegamos a otra definición que no mancha la publicidad. Esta vez nos dice que el Spam es; “Correo comercial no autorizado”. Así con esta categoría de mensajes, de contactos comunicativos, llevamos 3 años regulando el correo electrónico y poniéndole fronteras a la publicidad. Y multas a las “ganas ilegales” de explicar. Esto del spam, adaptado, seria  lo que era el buzoneo de hace 10 y 20 años. Después ya se encargó el Marketing Directo de regular todas las bases de datos para que sin nuestra autorización de consumidor el anunciante tuviera problemas de “intruso”.

Esta bien, regulemos, pero hay muchos Spams que pueden ser la excusa para llevarnos a tomar otra decisión, o provocarnos una idea que sin esta intrusión aparente no se habría desencadenado. LO que esta claro es que deberíamos pedir permiso a las personas antes de enviarles “basura”. Es de sentido común. LO que ya es más complejo es si cada vez que quiero comunicarme con alguien pierdo la espontaneidad, todo será tan frío y calculado que perderá toda “vida” e “impulso generador” que debería tener la comunicación seductora, emocional e inspiradora. Si cada vez que hacemos una campaña de publicidad en medios masivos pidiéramos permiso en todos los comandos a distancia de los televisores que les vamos a “bombardear” con mensajes que nunca nos han pedido… seguramente dirían, diríamos todos, no gracias.

Hay una marca de calzado, catalana y familiar con más de 80 años de historia y que ha innovado para pedirnos “legalmente” los datos. En Casas Sabaters, si eres tan amable de darles tus datos, básicamente tu email, ellos te obsequian con una mini botellita de agua mineral de 33cl. Es un envase aparentemente estándar, pero personalizado con dicha marca y dejando ver que el agua embotellada es de  Sant Aniol.

Desde el punto de vista de comunicación y sobretodo de no cargarnos constantemente la palabra publicidad, es importante que se “discrimine” algún tipo de mensajes en la red. Pero sin perder la “frescura” que justamente ha de tener este medio, que además define el tipo de mensajes que también se prestan a ser emitidos por la red y no por TV, buzoneo, Radio o  cine. Así, con esa “frescura” que no debemos amputar de la red, hidratémosnos con esta agua que nos regalan solo por darles nuestro email.

Gemma Cernuda Canelles- BRANDING – Ellas deciden

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Información sobre protección de datos

  • Responsable: Proveïdor d’Experiències Peix&Company S.L
  • Fin del tratamiento: Controlar el spam, gestión de comentarios
  • Legitimación: Tu consentimiento
  • Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  • Plazo de conservación de los datos: Hasta que no solicites su supresión.
  • Derechos: Acceso, rectificación, portabilidad, olvido.