>

Marca Arrogante

Cuando el 1er contacto de Marca lo dice todo.

No está. Está comunicando. Está reunida. No te puedo dar su email. No sabemos nada de este tema. Ya te diremos algo. Ahora mismo no está disponible. Está de viaje… Estas son algunas de las miles de excusas que damos y nos dan para NO ATENDER una llamada. Para no atender una petición. Para no afrontar un tema. Para no decidir. Y lo peor es que la persona, el profesional que está al otro lado del teléfono o del email se va construyendo una imagen de esa empresa, de esa MARCA.
Y peor todavía… lo EXPLICA.

Arrogante es sinónimo de chulo, prepotente, despectivo, mal educado, irrespetuoso y déspota. Este adjetivo aplicado a una marca/empresa no es muy recomendable. Y lo más curiosos es que es un valor de marca que suele estar en muchos momentos del contacto, los momentos de la verdad de la marca, y que sus responsables NI LO SABEN. Les hablo de la educación corporativa. De esa forma de actuar, hablar, comunicarnos que ejercemos especialmente en España. Hayotras culturas, en especial la Anglosajona, en las que siempre hay un feed-back, “casi” siempre hay un primer acercamiento que te “tranquiliza” y te dice que ya te dirán algo en una semana o que se lo están mirando…
Pero nosotros, en esta tierra paritaria, con mucho talante, sol y playas NO sabemos “atender” al que nos “reclama” nuestra atención. Ya me lo decía mi padre hace muchos años… y mi abuela, y la de usted también seguramente… – “nunca sabes quien tienes al lado”. NUNCA. Por eso, y por educación, deberíamos ser más respetuosas.

Llevo casi 15 años en el mundo corporativo y sigo sorprendiéndome de la “mala educación corporativa” que practicamos. Estoy convencida que los responsable de estas empresas/marcas no saben que su primer filtro, o los primeros, no dejan pasar la información a su destinatario, pero no sólo eso, una vez llega; se creen los Presidentes del mundo y los reyes del mambo y NADIE contesta las propuestas, ni los emails, ni las llamadas. – ¡Por favor digan algo como… No, gracias! Pero, que digan algo.
Pues no, se ve que preferimos ser marcas “arrogantes” sin que el jefe/jefa, sepa que lo somos. Preferimos no dar la cara, tratar al /la que nos llama, escribe, propone, visita… de igual a igual, preferimos hacernos los /las interesantes. Y es una lástima! Es una lástima porque esto quema a los profesionales, al medio como tal y a la buena salud empresarial del país.
Si…, al fin y al cabo, solo propongo que demos respuestas a las propuestas que nos hacen, a las que hacemos. Sólo con un simple email que diga; -“Gracias por tu propuesta, pero no no interesa”… Mas fácil, impersonal y sencillo que esto???

Para terminar, y sin que me tomen por arrogante, os propongo que apliquemos como herramienta y recurso de buen “branding corporativo” responder las peticiones. Este detalle, hace que generemos un buen Karma empresarial, alrededor de nuestra marca/empresa y que “no hablen mal” de nuestras prácticas corporativas. Y también deberíamos vigilar a que “ejecutivillos y ejecutivillas” ponemos al servicio de según que filtros y tareas porque… nos destrozan la imagen de marca tan cara de construir. Sino están motivados, aleccionados y supervisados… se nos pierde la energía de nuestra marca que se convierte en efecto boomerang y retorna en crítica y en arrogancia.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Información sobre protección de datos

  • Responsable: Proveïdor d’Experiències Peix&Company S.L
  • Fin del tratamiento: Controlar el spam, gestión de comentarios
  • Legitimación: Tu consentimiento
  • Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  • Plazo de conservación de los datos: Hasta que no solicites su supresión.
  • Derechos: Acceso, rectificación, portabilidad, olvido.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.