El banco digital liderado por mujeres.

El 54% del equipo directivo de Openbank es del sexo femenino

La presencia femenina en las empresas tecnológicas deja bastante que desear, debido en parte a que hay menos alumnas en las carreras del ramo, a los prejuicios y la costumbre. Pero empiezan a surgir medidas proactivas para compensarlo sin renunciar a la meritocracia, y de hecho apostando por ella, como la de Openbank, que obliga a que en los procesos de selección haya el mismo número de candidatos de ambos sexos. El 54% de su equipo directivo son mujeres.

A pesar de los indudables avances en las últimas décadas, el mercado laboral sigue siendo un club masculino. La retribución media de las españolas, por el mismo trabajo, es un 15% inferior a la de sus colegas hombres, según datos de Eurostat. Y la tasa de empleo femenina es del 41%, frente al 52% masculino.

En sectores emergentes, que deberían dar ejemplo de igualdad y de adaptación a los tiempos, las diferencias también son grandes. Es el caso de la industria tecnológica: solo el 16% de los profesionales de las Tecnologías de la Información y la Comunicación son mujeres en la UE. En España el porcentaje es algo mayor, el 17%, según Eurostat.

Y tampoco hay muchas creadoras de start-ups: solo el 17% de las que se fundan a nivel mundial están lideradas por mujeres, según los datos del primer trimestre de este año de la consultora Crunchbase. Meg Whitman, consejera delegada de Hewlett-Packard, o Marissa Mayer, su homóloga de Yahoo, son todavía excepciones.

Esa falta de modelos en el sector es uno de los motivos de que las mujeres, en general, se animen menos a estudiar carreras técnicas como arquitectura e ingenierías. Representan solo el 17% de alumnos en la UE —en España aún menos, el 13%—, a fecha de 2015. Los procesos de selección de personal también pueden reflejar los prejuicios sociales: hasta los algoritmos de búsqueda automáticos, que hacen listas de candidatos en webs de empleo, por ejemplo, se basan en búsquedas humanas anteriores, que tienen sus sesgos.

No comenzamos un proceso de selección si no tenemos una proporción igual de ambos géneros

LETICIA PACHO, DIRECTORA DE RECURSOS HUMANOS DE OPENBANK

Es una pérdida de talento y de riqueza, en primer lugar, para las empresas. Incorporar más mujeres al sector digital impulsaría un crecimiento anual del PIB en torno a los 9.000 millones de euros (casi el PIB de Malta), según la Comisión Europea, que añade que las organizaciones con una mayor presencia de mujeres en puestos directivos alcanzan un 35% más de rendimiento del capital y un 34% más de rendimiento total para los accionistas respecto a otras empresas comparables.

Hay tradiciones culturales y estereotipos que pesan sobre el papel de la mujer, también barreras externas: un entorno fuertemente dominado por la presencia masculina o la dificultad de conciliar la vida privada y la vida profesional.

Motivos para el optimismo

Pero dentro de este escenario tan poco equitativo ya se empieza a vislumbrar una luz al final del túnel y cada vez son más las empresas que llevan a cabo iniciativas proactivas para que la equidad de género en el trabajo deje de ser una quimera, para convertirse en una realidad.

Openbank, el banco online del Grupo Santander, es una de ellas. El 63% de su plantilla son mujeres. Leticia Pacho, la directora de Recursos Humanos e integrante más joven del comité de dirección con apenas 31 años, explica el método para asegurar que esta equidad sea real: “Se trata de algo tan simple como que no comenzamos un proceso de selección si no tenemos una proporción igual de ambos géneros”.

El equipo de personal selecciona a los mejores en el filtro final, sean del género que sean. No se trata por tanto de discriminar positivamente a las mujeres en las entrevistas, en las que Openbank aplica una meritocracia estricta para cada puesto de trabajo, sino de que haya igualdad de oportunidades.

El resultado, explican en el banco, es que el 57% de las contrataciones realizadas son del sexo femenino. Además, la entidad cuida que el equilibrio hombres-mujeres se mantenga a todos los niveles, lo cual permite combatir el “techo de cristal” que impide a las féminas ascender en la escala laboral hasta los puestos de responsabilidad. En Openbank, el 54% del equipo directivo son mujeres, entre ellas la directora de digital, Patricia Benito; Chief Digital Officer, Eva Yebra, Compliance Officer; y Marina Monasterio, Chief Legal Officer.

Las mujeres y el mundo financiero

Puede que esa mayor equidad ayude también a potenciar las relaciones del banco con la clientela femenina. En el libro blanco SheBanking o el final de la banca tradicional, la autora, Gemma Cernuda —de la agencia de comunicación EllasDeciden, especializada en temas feministas—, señala que la mujer “toma el 80% de las decisiones de compra del mercado y es la titular a nivel mundial del 52% de las cuentas corrientes de los bancos”.

La mujer toma el 80% de las decisiones de compra del mercado

GEMMA CERNUDA, DE LA AGENCIA DE COMUNICACIÓN ELLASDECIDEN

Cernuda considera que para que una entidad financiera se pueda considerar women-friendly, es decir, cercana a las mujeres, debe serlo “de los pies a la cabeza”. “Solo será creíble si en la cúpula directiva hay mujeres, si en las fotos hay mujeres, si la imagen pública tiene mujeres. Si el personal, el equipo humano tiene el mismo discurso”.

En ese sentido, la Comisión Europea cree que para mejorar la presencia de las mujeres en las start-ups y como emprendedoras, debe potenciarse su acceso a la financiación. Además de medidas como esta, la Comisión recomienda, por ejemplo, ofrecer una imagen renovada del sector de las TIC, que haga hincapié en la pasión y en la utilidad de este tipo de trabajo, para atraer más mujeres a las carreras técnicas.

Para las propias trabajadoras también puede ser muy beneficioso entrar en el mundo tecnológico, tanto para su desarrollo laboral como a nivel salarial. Las que se dedican a este ámbito ganan casi un 9% más que las empleadas de otros sectores y están menos expuestas al paro, dada la creciente demanda de tecnólogos.

La equidad de género es posible en el mundo tecnológico y digital, sin necesidad de cuotas o medidas coercitivas: hay una cantidad enorme de medidas positivas que se pueden tomar con la voluntad suficiente.

 

Artículo publicado en El País

0 replies

Leave a Reply

Want to join the discussion?
Feel free to contribute!

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *