Marca Integra

Cuando los valores solo me los creo si te mojas…

La cualidad de Íntegro se atribuye a algo que no carece de ninguna de sus partes. Algo íntegro sería algo “completo”, algo “entero”. Integrar también se utiliza en contextos para “dejar entrar”, “dejar pertenecer”, “dejar participar”; como autorizar a formar parte de un todo. Siempre que veamos el integrar algo o alguien como un permiso que nos viene otorgado por otro u otra. Esta cualidad la podemos aplicar a personas y a cosas. Sobretodo cuando pensamos en personas que salen de la “norma” y que su comportamiento es “diferente”, decimos que están mal integrados en la sociedad o que tal cosa no la hemos integrado en un programa, evento. Incluso llegamos a valorarlo como una percepción, “… esto no queda integrado en la imagen global de tal o cual evento.”

La cualidad de íntegro va esencialmente  ligada a valores. Sin unos valores a potenciar, comunicar y defender, es imposible transmitir la cualidad de íntegro. Esta cualidad aplicada a las marcas es su razón de ser; solo con valores reales transmitidos “de verdad” construiremos marcas Íntegras; marcas aceptadas, marcas que pertenecen y que queremos que nos pertenezcan.  Marcas que se mojan.

Y de eso quiero hablar, de marcas que se mojan, que son las marcas que nos creemos, las marcas que sus valores lo son no porque lo dicen sino porque todo lo que HACEN, lo transmite. Son marcas que basan su comunicación en ser AUTENTICAS, FIABLES, DE CONFIANZA, SINCERAS. Seria como esa imagen de la abuela que nos anima a hacer algo y nos da confianza y seguridad por su experiencia, manera de transmitir y mirada.

Una marca Íntegra tiene una mirada íntegra. Tiene una mirada REAL. Una mirada que mira y que sin hablar comunica y TRANSMITE. Una marca íntegra tiene una verdad RELEVANTE  a comunicar a potenciar y a diferenciar del resto del mercado. Una marca así tiene un VALOR INDISCUTIBLE. Solo verlo ligado a ella todos ASENTIMOS con la cabeza y con el corazón.

Una marca que perdura, si esto es lo que queremos, será una marca que es INTEGRA, y sobretodo comunica esa integridad con lo que hace. Insisto con lo que HACE. Para que sea transmitido así necesitamos de “porteadores” de ese mensaje y de ese comportamiento  y estos serán los prescriptotes los que nos harán de ALTAVOZ de esos valores. El target femenino, que más que target es la mitad de la población, esta catalogado como el “más íntegro” por naturaleza. Me explico, la mujer basa un 30% de sus decisiones de compra a partir de “buenas recomendaciones” y cuando les preguntamos por lo que esperan de una marca, producto, servicio,.. Una de las cualidades que exigen es esa integridad. Es un segmento, medio mundo, que quieren marcas que se mojan, marcas que hablan por ellas, que son como nosotras.

Si despertamos la “integridad” en nuestras marcas seria imprescindible mojarnos, aunque a veces el agua está fría y es un poco molesta. Y sabemos también que un 50% del planeta nos va a creer más y a QUERER más. Me es inevitable pensar en China y su opresión al TIBET y ver marcas que patrocinan los juegos olímpicos, partidos políticos que CALLAN, y también son marcas, y personajes públicos que se hacen los TONTOS, y también son marcas… Eso no es Íntegro, no es una marca Íntegra. Ser Íntegro y mojarse puede ser incómodo pero gana prescriptotes.

Seria lo de “Quien calla otorga… y quin habla, INTEGRA”

Gemma Cernuda-Canelles – BRANDING – Ellas deciden

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Información sobre protección de datos

  • Responsable: Proveïdor d’Experiències Peix&Company S.L
  • Fin del tratamiento: Controlar el spam, gestión de comentarios
  • Legitimación: Tu consentimiento
  • Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  • Plazo de conservación de los datos: Hasta que no solicites su supresión.
  • Derechos: Acceso, rectificación, portabilidad, olvido.